domingo, 28 de octubre de 2012

3º día en Sicilia: Agrigento - Falconara - Siracusa

Valle de los Templos (Agrigento)
No hay nada como empezar el día remontándose al pasado y sumergirse en el famoso Valle de los Templos, de Agrigento. Lo mejor es madrugar, ya que el parque abre a las 08:30 horas, para evitar tres puntos importantes: sol abrasador, calor excesivo y miles de turistas insaciables. Y también hay que prestar atención al tema del parking, algo difícil de encontrar porque no está debidamente señalizado.

Una vez allí, el Valle de los Templos es simplemente espectacular, y merece la pena pasar allí media mañana, descubriendo bellos rincones y restos de templos, algunos de ellos muy bien conservados, como es el caso del Templo de la Concordia. Si da tiempo antes de dejar Agrigento, recomiendo una escapada a Scala dei Turchi, con playas de arena fina y blanca y terrazas naturales esculpidas por el viento y las olas.

Templo de la Concordia
Ya de camino a Siracusa, recorriendo la costa por el sur de la isla, una buena opción es parar a darse un baño en una larga playa de arena que hay junto al Castillo de Falconara. Es un sitio bastante tranquilo y de fácil acceso, con un parking donde se puede dejar el coche junto a la carretera para luego continuar andando hasta la playa, a tan sólo unos minutos.

Siracusa es una bella ciudad situada al sureste de Sicilia, cuyo centro situado en la península de Ortigia conserva unos magníficos edificios y plazas, sin dejar de lado la zona comercial, con elegantes tiendas de moda.

Siracusa

domingo, 7 de octubre de 2012

2º día en Sicilia: Trapani - Erice - Mazara del Vallo - Selinunte - Porto Empedocle

Erice
Tras un buen desayuno en una cafetería de Trapani, tomé el teleférico que por un módico precio sube hasta Erice, pueblecito medieval con mucho encanto. Está situado en la cumbre de un acantilado sobre Trapani, y su templo de Venus Ercinia, que servía de faro para los navegantes, fue sustituido por un castillo en la Edad Media.

Las vistas desde lo alto del pueblo son espectaculares, y en días claros incluso se llega a divisar la costa africana. Erice conserva aún su aspecto medieval, abundando las tiendas de cerámicas y alfombras producidas por los propios artesanos locales.

Para visitar el interior de la Catedral de Erice hay que comprar la entrada en la torre que hay enfrente, con la posibilidad de adquirir una entrada conjunta para visitar varias de las iglesias del pueblo (por cierto, la mayoría de ellas estaban cerradas el domingo por la mañana).
Vistas de la costa de Trapani
Continuando hacia el sur, la siguiente parada fue Mazara del Vallo, pueblo pesquero en cuyo puerto se encontró la famosa estatua helénica de bronce "Satiro Danzante". En el museo se puede ver una réplica de la misma, ya que el original se encuentra en la Royal Academy of Arts de Londres, en una exposición temporal, hasta el 9 de diciembre de 2012.

¿Más curiosidades de Mazara del Vallo? Un tanque de la II Guerra Mundial, una gruta donde se dice que se apareció la Virgen, una calle comercial llena de grandes jarrones decorados...

Mazara del Vallo

A pocos kilómetros de allí, la ciudad griega de Selinunte, famosa por su importante yacimiento arqueológico, que alberga en su interior uno de los templos griegos más grandes del mundo. Como el parque es bastante grande y se compone de varias áreas, con la misma entrada se puede acceder a todas ellas. Un consejo: intentar llegar al atardecer, ya que las vistas de los templos con el mar de fondo son espectaculares a esa hora.

Templo griego de Selinunte


 



Y para rematar el largo día, nada como "fare la passeggiata" por el pueblo marítimo de Porto Empedocle, incluido un concierto de versiones de música italiana en una de sus plazas. Es un sitio seguramente poco conocido para los turistas, aunque constituye un buen punto de partida para visitar al día siguiente las ruinas de Agrigento.




lunes, 1 de octubre de 2012

Primer día en Sicilia: Palermo - Monreale - Valderice


Claustro de la Catedral de Monreale
Tras una hora de retraso en el aeropuerto de Barcelona, finalmente llegué a Palermo hacia las tres de la tarde de un caluroso sábado de mediados de septiembre. Pero la primera visita que hice aquel día mereció la pena: Monreale, famoso por su monasterio benedictino y su Catedral llena de mosaicos. Allí me senté a comer en una terraza a las cinco de la tarde, menos mal que en ese sentido Italia es como España, te dan de comer a cualquier hora del día.

No puedes dejar de ver el claustro del monasterio, con sus capiteles románicos, a cual más bonito. Y las vistas desde el mirador de Monreale son increíbles, así como el ambiente de su plaza principal.

Detalle de un capitel románico
Mi siguiente parada fue Valderice, un pueblo situado al noroeste de Sicilia, cerca de la costa. Aunque mi llegada al sitio en cuestión fue bastante caótica, tras circular por carreteras secundarias a través de la Sicilia interior, con contenedores volcados y las bolsas de basura esparcidas por medio de la carretera... Y para rematarlo, lo mejor de todo fue atravesar un pueblo a 5 km/h, detrás del paso de una procesión y acompañados por la banda de música. Yo que creía que en el siglo XXI estas cosas ya no se veían... aunque supongo que en España ocurrirá también. Pero mi estancia de aquella noche en el Villa Giardinata supo compensar el esfuerzo realizado.


Villa Giardinata