sábado, 7 de diciembre de 2013

Excursión a Brujas

Lo primero que he hecho esta mañana, nada más desayunar, ha sido coger el metro para ir a ver el famoso Atomium. Está en las afueras y, por lo que me han comentado, no vale la pena entrar, aunque el simple hecho de llegar, verlo por fuera y hacerle un par de fotos... creo que sí ha merecido la pena.
A media mañana he ido en tren a Gante, mi segunda etapa del viaje. Por lo que he podido comprobar, viajar en tren por Bélgica es rápido, sencillo y bastante barato. Además, si has impreso el billete por Internet, no es necesario validarlo antes de subir como ocurre en otros países, sólo hay que mostrarlo al revisor cuando lo pide.
En Gante he estado una hora, el tiempo justo para hacer el check-in en el hotel, dejar la maleta en la habitación y hala, de nuevo a la estación a coger el tren a Brujas.
En total, han sido trayectos cortos: Bruselas-Gante, unos 40 minutos, y Gante-Brujas, 25 minutos, a una media de 8 € cada viaje de ida y vuelta. Y lo mejor, sin duda, el paisaje. Esas campiñas tan verdes salpicadas de casitas típicas belgas con su iglesia de tejado de pizarra... Très jolie!

Atomium de Bruselas

No hay comentarios:

Publicar un comentario